Hacienda te envió una solicitud de amistad.

A finales de Marzo varios medios de comunicación señalaban que Hacienda se hará valer de las redes sociales para perseguir el fraude.

Hordas de profesionales dados de alta comenzaron a descorchar botellas de champán imaginando que por fin alguien había tenido una idea maravillosa para frenar lo gratuito que supone montarte un chiringuito en las redes sociales para anunciarte y aprovechar esa publicidad para contratar reportajes que luego no se declaran, en perjuicio del profesional que humildemente compite con las mismas armas pero con diferentes y desiguales procedimientos.

Esa euforia colectiva ha derivado en muchas teorías acerca de los efectos de esta medida: desde que Hacienda ‘observará páginas de Facebook’ hasta que ‘Hacienda perseguirá en las redes sociales al que defrauda’. ¿Qué hay de cierto en todo esto?

Hacienda

Se hace un poco grotesco el pensar que hacienda mandará a sus inspectores a que indaguen si fulanito tiene página en Facebook o si menganito declara esas fotos tan monas que le ha hecho a la niña de Comunión y que acaba de subir a la red social. Más que nada porque casi en la totalidad de los casos el nombre comercial del estudio de fotografía no se corresponde con el nombre fiscal de la empresa o autónomo que fotografía, por tanto sería un poco caótico por no decir imposible que los inspectores comprobaran quién hay detrás de cada página o perfil, para posteriormente comprobar si esa persona está dada de alta y declara las fotografías que ha subido a la red social. (Por no hablar de lo fácil que sería para el pirata el justificar la no-declaración de esas fotografías ateniéndose a ‘regalos’ o simplemente a que fotografía por afición.)

Más bien lo que ocurre es que Hacienda, con Cristóbal Montoro a la cabeza, ha percibido que la relación entre comprador y vendedor está cambiando y se está trasladando a Internet y por tanto es necesario un cambio en el control de la Administración Tributaria. Así, si se localizan los anunciantes que se publicitan en las redes sociales y que por tanto, pagan por anunciarse (eliminando así el supuesto de ‘regalo’ o ‘afición’) se podrá investigar quién hay detrás de esos anuncios y cuánto y de que forma declaran los trabajos que realizan. Hacienda también ha constatado la existencia de servidores en el extranjero y empresas que pese a ofrecerse, realizar y cobrar sus servicios en España, tributan según legislación de otros países con unos impuestos más laxos a los españoles. Por tanto, es muy improbable que Hacienda pida explicaciones a fotógrafos que ofrecen sus servicios de forma gratuita (esto es, sin pagar por anunciarse) en las redes sociales y cobran por ellos pero no están dados de alta.

A los profesionales de la fotografía les queda seguir concienciando a la población de la garantía y respaldo que da el contratar un servicio profesional y el seguir luchando desde las asociaciones por acabar con el que no juega con las mismas reglas. De momento no debemos prepararnos para recibir invitaciones de Hacienda para jugar a Candy Crush Saga.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s